ZARAGOZA

Datos del Pueblo

Biel

Pueblo

Biel

Municipio

Biel / Comarca: Cinco Villas

Provincia

Zaragoza

Comunidad

Aragon

Habt. / Ine 2004

215

 

Ayuntamiento

Dirección

Calle de San Juan, 36

Código postal

50619

Teléfono

976669001

Fax

976669001

Oficina Turismo

Contactar con telf. citado

Web Oficial

Biel

Web de Interés

Biel pagina de turismo de la diputacion, galeria fotografica

E-mail municipio

biel@dpz.es
   

Situada en las fandas de la Sierra de Santo Domingo y en la margen izquierda del río Arba, pertenece a las Altas Cinco Villas. Sus 760 metros de altitud y su geografía le confieren un clima especial. El entorno natural es un aspecto patrimonial, irrenunciable para los habitantes de Biel. Con un 75% de bosque, alberga en su extenso término una variada riqueza de flora y fauna.

Biel es un pueblo peculiar y sorprendente. Más del 80% de su término es bosque. Una de las juderías más importantes de Aragón. El 74% de la población en el siglo XV era judía. Ahora abundan los visitantes. Con razón. Dos detalles de beber y comer: al agua no le po nen cloro "para no contaminarla", y en el mesón del pueblo te sirven una fondue de ciervo o unos garbanzos con cigalas, bolitas de acelgas o corderito asado que se olvida de la contaminación . El pan de Biel es famoso.

Lugares a visitar:

Casas populares y otras nobiliarias
Castillo de Biel: El castillo se asienta sobre una plataforma rocosa, en torno a la cual se distribuyen la iglesia y el caserío del pueblo. En origen existía un recinto que servía para reforzar y nivelar el terreno formando una pequeña plaza de forma aproximadamente oval, en cuyo extremo meridional y sobre la pared más escarpada se edificó la torre. A mediados del siglo XVI, el arzobispo de Zaragoza, don Hernando de Aragón, mandó hacer unas reformas que afectaron a las ventanas de los pisos de habitación.

Ermita de la Virgen de la Sierra
Ermita de San Miguel de Eliso
Ermita de Santa Quiteria
Iglesia de San Martín
Juderia

En Semana Santa, destaca el día de Domingo de Ramos celebrándose una procesión en la que dos hombres portan una cruz; y la procesión del Santo Entierro que se celebra el Viernes Santo, donde al anochecer se procede, en la puerta de la ermita de San Juan, a la subasta de los pasos, que luego saldrían en procesión. Los que más han pujado se visten con túnicas moradas y tapan sus caras con velos del mismo color. El segundo domingo de mayo, se realiza la romería a la ermita de la Virgen de la Sierra. Las fiestas patronales, tienen lugar durante los días 25 y 26 de julio en honor a Santiago y Santa Ana.(ftes. y texto ver links)

LA JUDERÍA DE BIEL EN EL SIGLO XV por José Luis Lasheras NoTICIA PUBLICADA EN EL DIARIO EJEA DIGITAL (www.ejeadigital.com)

La de Biel es una de las juderías incluidas dentro del Proyecto "Aragón Espacio Sefarad" que impulsa la Diputación Provincial de Zaragoza con el ánimo de recuperar las juderías de la provincia, rescatando así un parte importante de nuestra historia y con el propósito de que sirva también para revalorizar turísticamente nuestros pueblos. Precisamente, el asesor científico de este Proyecto es Miguel Angel Motis, el mejor experto en la historia de las juderías medievales aragonesas y a quien debemos todos nuestros conocimientos sobre la judería de Biel.

Dentro de las Cinco Villas, por el número de habitantes, la judería de Biel es la segunda en importancia, después de la de Ejea, y ambas están entre las ocho más importantes de Aragón. Pero si la relacionamos con la población cristiana, el porcentaje es realmente extraordinario: más de la mitad de la población de Biel era judía a principios del siglo XV, mientras que en el resto de Aragón o de España estaba situado en torno a un 5%. Así en el censo de 1405, se computan en Biel 51 fuegos judíos (unas 220 personas) frente a 46 cristianos.

Un poco más adelante, en 1485, la población judía de Biel se situará en torno a los 325 habitantes. Para calibrar mejor estos datos, hay que tener en cuenta que la población total de Ejea era de dos mil habitantes, la de Huesca de tres mil o la de Teruel de dos mil quinientos. Los primeros judíos llegan a la villa en el siglo XI, debido a que Biel es una zona fronteriza y los reyes aragoneses favorecen el asentamiento de nueva población.

La judería estaba situada al norte de la localidad, a partir de la plaza Baja y ocupaba prácticamente la mitad del casco urbano. Tenía dos centros principales: el social en la plaza de la Caudevilla (ya se llamaba así en el siglo XV) que era la zona comercial y el lugar en donde se juntaban los judíos para celebrar sus fiestas; y la zona religiosa, situada en la calle Barrio Verde, donde se encontraba la sinagoga y que tendría el nombre de la "Carrera de la Sinoga".

La ubicación de ésta, aunque también pudiera ser casa Solé, es más probable, según M. A. Motis, que fuera la casa que hoy se denomina de la Pelegrina. Estaría situada en el interior de un gallizo, en lo que ahora es un almacén agrícola, mientras que la vivienda sería la del rabino, junto con los servicios comunes de la judería, entre ellos la escuela de los "mocetes" como así se denomina en los documentos. Después de la expulsión, el edificio de la sinagoga, en lugar de ser donado al concejo por parte del señor de la villa, que era el arzobispo de Zaragoza, como hizo en otros casos, fue subastado en la plaza Baja y, después de varias peripecias fue adjudicado al concejo, que lo utilizó para dependencias municipales. Sin embargo, parece que no era un bien apetecible, porque el concejo lo vuelve a vender en 1523 con una cláusula en el contrato de venta que dice que se seguirá utilizando como tal hasta que se termine "otra casa para el pueblo", que, lo más seguro, es la actual casa de la Villa.

Como curiosidad, las diferentes procesiones (de Viernes Santo, Santa Ana, San Antonio...) no van por la calle Barrio Verde, haciendo así un extraño en el recorrido, porque, según cuenta la tradición, no pueden pasar por delante de la "iglesia de los judíos".

Estos, además de dedicarse a la agricultura, eran fundamentalmente artesanos, sobre todo de la piel (pelliceros, zapateros) y del tejido (tejedores, sastres). Pero también eran prestamistas, sobre todo uno de ellos, David Jana, que además de ser gran propietario agrícola y comerciante, realizaba préstamos por todas las Cinco Villas e incluso en la zona de Jaca. Este judío rico, según las investigaciones de M. A. Motis, posiblemente vivía en la que hoy se denomina casa del Marqués.

Una vez promulgado el Edicto de Expulsión en 1492, algunos judíos bieleros escogieron como destino la cercana Sangüesa. Otros embarcaron en Barcelona y Tarragona con destino a Italia, Provenza y el Imperio Otomano. Sin embargo, fueron muy numerosos los que decidieron quedarse, convirtiéndose al cristianismo. También fueron numerosos los que, de nuevo expulsados de Navarra, volvieron a Biel y, al convertirse, parece ser que tomaron el apellido "Navarro", uno de los más frecuentes en la actualidad en Biel, en recuerdo de la tierra que, en un primer momento, los acogió.

buscador google
Licencia de Creative Commons Licencia Gnu Sosua